SECTOR:

  •  

Diferencias entre un longboard y un minicruiser

Publicado por Perropro · 28/06/2011 ·

En el mundo del longboard y el skate old school, hay un sinfín de modelos, distancias, ejes y ruedas que ofrecen diferentes características enfocadas todas hacia diferentes modalidades. Pero entre todo esto existen dos grandes famílias: los mini cruisers, tablas cortas de no más de 31 centímetros, con tail y basadas en modelos de los 70', y el longboard donde la media suele estar alrededor de 42" pudiendo ser algo más cortos, con ejes más anchos (180mm es una medida estándar) y ruedas más grandes.

Aunque a la hora de patinar, el espíritu puede ser el mismo, con buenos giros y un ride divertido, los estilos son completamente diferentes.

RIDE

Las tablas más cortas, son perfectas para callejear, con menor distancia entre ejes, el giro es muy cerrado y rápido, y el tail agiliza muchos movimientos permitiendo un riding urbano muy radical, mientras que en una tabla más larga el tail es más complejo de controlar por la distancia del patín para hacer giros rápidos, los giros son también más abiertos debido a la mayor distancia entre ejes.

Esto hace que un longboard sea también más estable a la hora de ir más rápido, aunque no por ello pierde una gran capacidad de giro, pudiendo permitir un ride muy fluido a no ser que sea muy largo donde ya el giro pierde reactividad.

FREESTYLE

En este aspecto la diferencia entre ambos tipos de patines se hace aun más grande.

Los minicruisers, ya solo por su estética, han heredado el espíritu de los 70, el old school, el momento en el que muchos cambiaron olas por asfalto, y de ahí ese estilo surfero, con giros rápidos y posiciones agachadas con en el tubo de una ola.
 Pero no todo es surfear, aunque muchos modelos son tablas planas con tail basadas en reediciones de los 70, el skate actual ha influenciado mucho a este estilo, y se pueden ver tablas con cóncavos y algún ligero nose para facilitar los trucos, y moverse en un bowl.


El longboard esta repleto de modalidades, y tablas específicas para cada una de ellas.
 Existen tablas con "flex" y tablas rígidas. El flex hace que la tabla ceda un poco cuando montas, pudiendo usar ese rebote como un muelle que se ofrece para bombear y para hacer trucos de "dancing", donde la sensación sería similar a patinar una nube. Depende de la marca y los materiales, el flex puede ser más o menos reactivo y la sensación de muelle puede ser nerviosa o suave.

Al principio, un flex muy reactivo puede ser traicionero y escupirte de la tabla, ya que cuando empujas y luego retiras parte del peso de la tabla, esta puede cruzarse de golpe. Pero una vez domado, ofrece una sensación única.


Al ser una modalidad reciente, cada día se ven trucos diferentes y variaciones, desde shuvits derrapando, a millones de variaciones de boneless y bailes sobre la tabla.


La rigidez y solidez de las tablas estan más enfocadas hacia un ride rápido. En el freeride o descenso, el flex no ofrece tracción suficiente y puede gravitar fácilmente, y a la hora de derrapar a ciertas velocidades, el flex puede botar demasiado y hacer perder grip del pie con la tabla. 
Para estas modalidades las tablas no suelen ser excesivamente largas y tienen cóncavos más agresivos.

CONCLUSIÓN

Aunque sean muy diferentes, ambos tipos ofrecen la posibilidad de moverse y de adaptartse al terreno según las necesidades o el ánimo. Las tablas pequeñas, al ser nerviosas, pueden requerir algo más de practica que un longboard, que es más grande y se siente más estable.


Cada modalidad tiene su tabla, cada tabla ofrece una experiencia diferente y cada rider tiene un gusto único. Por lo general, todo el que tiene un longboard acaba comprando un mini cruiser y viceversa.

Artículos relacionados