SECTOR:

  •  

Richard "Frosty" Hesson, una leyenda viva con un mensaje

Publicado por Emilia Cagnoni · 08/09/2014 ·

Emilia Cagnoni // Fotos: Cortesía de 'Frosty', Patrick Hill y Surfer
En esta vida casi todos conectamos con algo que hace que podamos desarrollar nuestras virtudes, talentos, habilidades, destrezas o simplemente nuestra personalidad. Algunas personas pueden lograrlo con el arte y otras con la cultura, las ciencias, las ruedas, el fuego, la nieve, etc.

Richard "Frosty" Hesson, nuestro hombre en cuestión, conectó con el agua desde que nació. Lo importante de esto es concienciarlo, darse cuenta cuál es el elemento con el que mejor nos sentimos y luego tendremos que creer en él y hacerlo realidad. De esta forma Frosty Hesson siguió y creyó en su instinto conector el cual lo llevó a ser hoy en día uno de los iconos del surf más importantes de la historia.

Frosty tiene un pasado turbulento de grandes pérdidas familiares. Cuando tenía 19 años su madre se suicidó y su padre murió apenas seis meses después. Su segunda esposa, Brenda, madre de sus dos hijos, murió repentinamente de un ataque cerebral. Luego de tanta tragedia, su alumno más cercano Jay Moriarity (ver película Chasing Mavericks), muere un día antes de cumplir 23 años ahogándose en un accidente de buceo.

Jay Moriarity fue instruido por Frosty a los 12 años de edad durante 4 años con el objetivo de surfear las olas de Mavericks. En la película puede verse el desarrollo de la historia. Jay fue el primer surfista con 16 años que dropeó las brutales olas en Half Moon Bay.

Frosty Hesson trabajó con decenas de jóvenes enseñándoles cómo convertirse no solo en grandes surfistas sino también en grandes personas, y de esto trata su nuevo libro: Making Mavericks. En este libro podremos aprender no sólo de sus experiencias sino también utilizarlo como una guía de principios para nuestras vidas; cómo podemos enfocarnos mejor en ese objetivo o elemento conector que es lo que nos hace fuertes ante situaciones difíciles que se nos presentan.

Richard 'Frosty' Hesson ha estado surfeando las aguas del Norte de California desde 1963, formó parte del grupo de élite de los primeros surfistas que comenzaron a surfear las monstruosas olas de Mavericks en Half Moon Bay en la década de los 80´s, una de las olas más temidas y respetadas del mundo.

Tuve el honor de conocer a Frosty en Zippers, una de sus playas favoritas de la Baja California Sur, donde pude charlar con él un largo rato.

Antes que nada quiero agradecerte por la bonita charla que tuvimos en Zippers y la oportunidad de esta entrevista. Sé que por el último sitio que has estado fue en el World Land Sailing Championships en Nevada. ¿Qué tal fue todo por ahí?
Landsailing fue una maravilla. Era el Campeonato del Mundo: países de Europa, América del Sur, Asia y varios Estados que representaron los EE.UU.  Se dieron condiciones que variaban de vientos marginales (10 mph) a fuertes (45 mph), lo que fue muy bueno para todos. Los navegantes  (en su mayoría europeos y sudamericanos) nunca habían ido tan rápido durante tanto tiempo, kilómetros y kilómetros de lecho seco del lago de Smith Creek en Austin en Nevada, con marcas apenas visible en el horizonte. El Campamento fue una mezcla de ritmos de idiomas, muy buena organización y comida. Almuerzos compartidos y mucha amistad. Algunas salidas fuera de competencia se realizaron en la tarde para explorar la inmensidad de la zona. Algunos viajeros pararon en Santa Cruz, California, en su camino de vuelta a casa.

¿Dónde vives la mayor parte del año?
Santa Cruz es mi base y de ahí arranco hacia otros lugares.  Baja California me ofrece mucho  para explorar, la he visitado por muchos años pero nunca termino de conocerla toda. Me centro principalmente en Baja Sur. Las montañas, desiertos y playas, están en su mayoría con poca gente si saben a dónde ir. Hay cultura y civilización. Este año he explorado el occidente de los EE.UU. Tengo una camioneta 4x4 y me gusta acampar, hacer ciclismo de carretera, MTB y senderismo. Hay mucho por ver, buena comida y muy buena gente por todos lados.

Santa Cruz tiene una comunidad de surfers y mountainbikers muy bien consolidada. Es un lugar genial donde puedes empezar el día surfeando y terminarlo con una sesión de bici por los alucinantes bosques y sus trails. ¡Sé que aparte de surfear haces MTB! ¿Has tenido un día de surf y bici el mismo día?
Cuando estoy en casa tengo un grupo de amigos que surfea y también hacemos MTB. Montamos en bici y surfeamos los domingos  por la tarde y jueves luego de trabajar. Nuestra costa está formada por terrazas de pastizales, bosques de robles dispersos y el oscuro bosque de secuoyas imponentes, que ofrecen sombra  para descansar del sol. Los trails varían entre  rutas empinadas inescalables a rutas que se puede descender con mucha velocidad. Muchas veces terminamos con una comida campestre de tipo familiar o barbacoa.

¡Felicitaciones por la película y el libro! Los dos son imperdibles. Si bien Chasing Mavericks es la historia de Jay, ¿crees en la posibilidad que pueda llevarse a cabo una película documentando tu vida? ¡Realmente me gustaría verlo en la gran pantalla!
"Chasing Mavericks" fue la historia de Jay y yo trabajando juntos para ayudarlo a crecer y lograr convertirse en un ser humano que aprendió a ser respetuoso, atento y compasivo. Mi historia tiene muchos niveles y es demasiado compleja para una película. "CM" capturó el interés tanto en mayores como en niños, proporcionando temas significativos para las discusiones familiares y tener el suficiente impacto en la gente como para hacerlos volver al cine la noche siguiente, muy cool. Cuando estoy en la playa o visito escuelas, librerías, etc, siempre la gente me habla sobre el impacto de la película y el libro. Es algo grandioso para mí.

Has entrenado y guiado a jóvenes surfistas como el Paraguayan National Surf Team y el Soquel High Surf Team con John Hunter, cuéntanos un poco en qué consiste este entrenamiento.
Auto-descubrimiento. Exponer, enseñar a alguien a aceptar lo que son hoy en día con los cambios en la comprensión, la mejora es en su futuro si deciden hacer el trabajo. La gente tiene que aprender que tiene opciones y valorarse a sí mismos. Qué nos importa y podemos y vamos a tener una influencia sobre nosotros mismos, nuestras familias y comunidades. Cuando reconocemos que tenemos un significado de ser, que somos importantes, pero que es sólo una parte de la imagen más grande, luego es imprescindible hallar el ser humilde, que nos da fuerza en nosotros mismos y nuestro entorno. A partir de ese descubrimiento de la fuerza y ​​la compasión en nosotros mismos, la familia y nuestras comunidades se hacen más fuertes. Cuidado, respeto y compasión generan un buen lugar para estar.

Vienes del old surf school, ¿qué cambios radicales puedes ver en la nueva generación de surfers?
Tiene que ver un poco también con  la suma de nuestras experiencias y el conocimiento de expertos. Es lo mismo para los atletas. Esto depende en un grado a aquellos que vinieron antes que nosotros, la apertura de puertas. La continuidad del flujo de la información, la comunicación de ideas y sueños. Algunas personas son visionarios en mover el deporte hacia delante agregando nuevos elementos, maniobras, inventando o reinventando percepciones y herramientas. ¿Ahora qué dirección sigue todo esto? Los atletas están desarrollando flexibilidad, fuerza, acondicionamiento, nutrición, educación y límites autoimpuestos. La gente está re-pensando todo como debería ser, es muy emocionante. Tengo muchas ganas de descubrir, dónde los niños van a direccionar todo y llevarnos. Y eso nos introduce a viajar. En otros lugares hay diferentes influencias, percepciones, prioridades - nuevo pensamiento. Un reto entretenido para ver cómo otros retoman las mismas cosas pero con un toque diferente.

En los 80's, cuando comenzaste a surfear Mavericks, no existía el tow-in, las remadas eran duras e intensas. ¿Crees que el tow-in lo hace más fácil?
Interesante pregunta. Tow-in dió acceso más seguro a las enormes olas. Eso abrió la puerta a los intentos de remar las mismas olas que hoy se surfean con el Tow-in, en condiciones adecuadas. Una  buena progresión. Todavía no se sabe lo que la gente puede hacer, o sus límites, quizás nunca lo sabremos. Para mí es muy bueno, sigamos soñando.

Hablando del pasado en tu vida, has perdido a tus padres a una edad muy temprana pero has podido al menos recibir el suficiente apoyo y educación que necesita una persona de 19 años de edad para formar su personalidad. ¿Tiene esto algo que ver con tu vocación como entrenador?
El coaching soy yo, es lo que siempre quise hacer y ser. Está en todo lo que hago, es mi naturaleza. Me gusta ayudar a la gente a alcanzar sus sueños. Trabajar conmigo no es fácil. Mi intención es desafiarte desde tu interior, tu núcleo, tu Ser y lo que quieres  llegar a ser. Eso es lo que me vas a demostrar. Desafiarme a ser más de lo que ya soy. Bonito intercambio. La gente, por lo general, no ven o no alcanzan la plenitud del sueño que han creado. Es difícil de alcanzar por sí mismo.

Uno de tus trabajos hoy en día es el entrenamiento de surfistas pero no sólo para que sean buenos atletas, sino también buen ser humano. Mencionas en tu libro las tres “erres”: Respeto – Responsabilidad – Razonamiento. En esta dirección me gustaría hablar sobre unas cuestiones. Mientras que la credibilidad y confianza en uno mismo son importantes, también lo es la humildad, pero muchas personas caen en el ego y esto genera situaciones como el muy conocido “localismo”. En algunos lugares los surfistas se tornan difíciles de llevarse bien con los no – locales. Esto crea un ambiente hostil y agresivo. Las drogas son otra cuestión. Si bien están por todos lados, vamos a enfocarnos en el mundo del surf en el cual hay jóvenes o no tan jóvenes que las utilizan para experimentar o para escapar de algo que tarde o temprano tienen que hacerle frente.  ¿Qué piensas de esto y cuál sería tu mensaje?
Es fácil ser un bueno para nada y pendejo en cualquier lugar en cualquier momento. ¿Por qué ser esa persona? No somos propietarios ni controlamos mucho en realidad el océano o las olas. La esencia hawaiana, nuestra historia, nos dice que el mejor surfista en el agua es el que tiene la sonrisa más grande. A todos nos gusta oír hablar de "El Duke", surfistas y no surfistas. ¿Por qué? Era generoso, cuidadoso y respetuoso. Amable con todos. Un gran ejemplo para todos nosotros. Lo que podríamos lograr si nos mantenemos centrados. Un hombre con un gran corazón poniendo a otros antes que él, muy seguro de sí mismo, no necesitaba un ego. Sabía quién era y cómo quería ser en cualquier situación. Así mismo, humilde, ayudando a los demás, siendo amable conociendo la abundancia que nos rodea. A veces sólo tienes que mirar, hay un ritmo en nosotros. Cuando estamos fuera de tono o ritmo, nos perdemos hasta que volvemos a nuestro lugar armonioso. Se puede oír esto todo el tiempo en todos los deportes, pero se habla mucho y se entiende poco. Sólo tenemos que estar en nuestro ritmo, entonces las cosas fluyen, hay que prestar atención sobre todo cuando las cosas que nos rodean están fuera de tono o ritmo. El Duke tenía ritmo tanto dentro como fuera del agua. Estaba conectado a sí mismo, en sintonía.

Las mujeres están demostrando cada vez más valentía y compromiso frente a fuertes y difíciles desafíos que solo antes los hombres podían enfrentarse. Sarah Gerhardt fue la primera mujer en 1999 que surfeó Mavericks. ¿Has alguna vez entrenado o entrenarías mujeres para este tipo de situaciones? 
Cuando la gente es competente y respetuosa es lo mejor. Es genial salir con gente divertida. Esta no es una declaración exclusiva, sino inclusiva, incluyendo a las mujeres. Las mujeres aportan una interpretación diferente a la vida y el surf. Tienen estilo y gracia que los hombres no tienen. La mayoría de las mujeres no son tan fuertes en comparación con un hombre. Tiempo atrás no podían dominar las olas así que tuvieron que aprender la técnica para tener éxito. Las olas son para disfrutar, observar y tal vez surfear, especialmente las enormes olas. Tratando de encontrar esa mezcla de toda la energía del océano y una línea de surf que expresa su danza.

Yo estaba con la Dra. Gerhardt Sarah y su esposo Mike, era el primer día que estaba en Mavericks. Mike surfeó y la Dra. Gerhardt Sarah miraba con un ojo analítico. Le dije a Bob Pearson la tarde de ese día que yo creía que había conocido a la primera mujer que iba a surfear en Mavericks.

He trabajado con un número de mujeres. Algunas grandes surfistas. En los últimos años a causa de la enfermedad de Zeuf (mi esposa) no he trabajado activamente con nadie. Quería más tiempo con ella antes que falleciera. Ahora es un momento diferente.

¿Qué consejo puedes darnos aquellos que estamos aprendiendo a surfear y de repente viene un set de olas grandes y el pánico aparece?
Siempre observar las condiciones antes de entrar en el agua, siempre, independientemente de su tamaño. Saber lo que está sucediendo con las mareas,  que hacen los demás surfistas,  el crecimiento del oleaje y tener un plan de salida antes de entrar al agua.

Es importante conocer el nivel que tienes. Tener un plan y seguir el plan. El océano puede ser salvaje e impredecible para aquellos que no observan los patrones. Una aventura que podría convertirse en una experiencia desagradable muy rápidamente. En el agua hay zonas seguras, a veces temporales, hay que tener en cuenta y aprender de esas zonas e ir allí cuando no te sientes seguro o cómodo, intenta reagruparte.

Recuerda que es muy agradable estar en condiciones de volver a surfear de nuevo mañana. Planear bien.

¿Cuál fue el tamaño de la ola más grande que has surfeado?
He surfeado dos olas de 45 pies. Teniendo esto en mi haber me da una buena referencia de lo que los surfistas están haciendo en olas de 50 o 60 pies, un rango increíble. Danzando en el límite de toda esta energía, te altera. Al menos a mí. Mi ser fue cambiado y mejorado por un periodo de tiempo. Y pensar que en Mavericks han entrado dos olas de 100 pies. Esa potencia está ahí en el mundo. Lo hace a uno ponerse a pensar.

¿Cuál es el tamaño de las tablas que usas?
Durante mi carrera he aprendido el valor de aprender a surfear y navegar en diferentes tipos de olas y vehículos acuáticos. Tengo kayaks, paddle boards (acostado y de pie) de body board, esteras de surf y muchas tablas de surf, longboards, tabla corta que van en olas grandes y sus herramientas. Es difícil para mí viajar con pocas tablas, sólo tres o cuatro. Viajando con tablas es incómodo y costoso. Y lo que realmente apesta es saber que en casa tienes la tabla perfecta para "Esa Ola ese Día”. Un buen desafío para hacer que funcione de todos modos, oh sí.

El próximo viaje que harás será por Europa el próximo mes de Septiembre. Cuéntanos por dónde te podremos ver surfeando y visitando.
Yo iba a ir al sur de Francia y norte de España para el otoño, pero creo que ahora es el momento de escribir otro libro. Este será sobre "El Cáncer de Zeuf y nuestra relación". Zeuf falleció el pasado diciembre. Ella tuvo una vida admirable. Ha llegado al corazón de tanta gente en muy poco tiempo. Ella era una persona que cuidaba mucho a las personas  y las inspiraba. Hay opciones y decisiones que hemos tomado para ser más fuertes como pareja, para acercarnos juntos durante estos tiempos difíciles. Me he animado a compartir algo de esto. Así que voy a viajar en otro momento.

¿Crees que podremos tener una versión en español de tu libro?
Making Mavericks fue mi primer libro. He aprendido mucho de esta experiencia. Voy a tener más control en mis futuras publicaciones y una versión en español me parece razonable. La he pedido pero aún no recibí una respuesta de la empresa editora de MM para una versión en español. Tal vez tengamos una respuesta positiva en breves.

Para comprar el libro ir al siguiente link: https://zolabooks.com/search/search&keywords=Making+mavericks/.

Lea la entrevista en inglés / Read the interview in English.

Artículos relacionados